Estudio de los efectos del tratamiento con fármacos de acción lenta en la artrosis en el conejo como modelo experimental

  1. Maria Permuy Mendaña
Dirixida por:
  1. Antonio González Cantalapiedra Director
  2. Mónica López Peña Director
  3. Fernando M. Muñoz Guzón Director

Universidade de defensa: Universidade de Santiago de Compostela

Ano de defensa: 2016

Tribunal:
  1. Miguel Ángel Sánchez Valverde García Presidente/a
  2. Ana María López Beceiro Secretaria
  3. Jesús Rodríguez Quirós Vogal
  4. Manuel Morales Doreste Vogal
  5. María Isabel Quiroga Berdeal, Vogal
Departamento:
  1. Departamento de Anatomía, Produción Animal e Ciencias Clínicas Veterinarias

Tipo: Tese

Teseo: 400368 DIALNET

Resumo

La artrosis es una enfermedad articular crónica de elevada prevalencia tanto en humanos como en animales que se caracteriza por la aparición de dolor e incapacidad funcional al mismo tiempo que se producen cambios degenerativos que afectan a todos los tejidos de la articulación sinovial (cartílago, hueso, membrana sinovial, músculos y tendones). Además, debido a que su prevalencia aumenta exponencialmente con la edad, el envejecimiento de la población mundial así como el aumento de la esperanza de vida de las mascotas hacen de la búsqueda de tratamientos para esta patología un importante reto para la medicina. Actualmente no existe ningún fármaco que consiga reducir los síntomas de la enfermedad al mismo tiempo que modifique los cambios tisulares que la acompañan. Los fármacos sintomáticos de acción lenta (SYSADOA) son un grupo heterogéneo de compuestos que por su naturaleza y modo de acción contrarrestan (o pueden hacerlo) los síntomas de la artrosis, al mismo tiempo que podrían tener efecto modificador de la enfermedad (DMOAD) y además presentan en general menos efectos secundarios que las terapias convencionales de analgésicos y antiinflamatorios no esteorideos. El objetivo del presente estudio fue conocer los efectos sobre el cartílago, el hueso subcondral y la membrana sinovial de una serie de compuestos (sulfato de glucosamina, condroitin sulfato, ácido hialurónico, diacereina y risedronato) comparando sus resultados entre ellos y con un grupo control tratado con placebo en un modelo de artrosis temprana en conejo evaluando los cambios mediante histología cualitativa y cuantitativa así como mediante microtomografía computerizada. El estudio se realizó en 56 conejos adultos de Nueva Zelanda a los que se les sometió a la sección completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla así como a la meniscectomía medial parcial de la misma rodilla con el objetivo de desestabilizar la articulación y con ello desarrollar signos de degeneración. Al mismo tiempo la rodilla contralateral se dejó intacta para que pudiera ser utilizada como control. Tras tres semanas (que se dejaron para que se iniciase la artrosis) se comenzó el tratamiento con los distintos fármacos (8 animales por grupo de tratamiento) así como la administración de suero salino como placebo a un grupo control (también de 8 animales). El tratamiento se mantuvo durante 8 semanas tras las cuales se procedió al sacrificio de los animales y a la obtención de las muestras para su procesado y evaluación. El modelo utilizado indujo cambios artrósicos en los tejidos de la rodilla operada existiendo diferencias significativas entre los grupos control negativo y positivo para distintos parámetros evaluados. Ninguno de los tratamientos administrados mostró una clara ventaja con respecto a los otros y todos en mayor o menor medida mostraron algún efecto sobre la degeneración de los tejidos situándose el grosor y el volumen del cartílago de los grupos de tratamiento entre los controles pero sin alcanzar significación estadística con ninguno de ellos. En cuanto a los resultados obtenidos al evaluar la membrana sinovial la diacereina y el risedronato mostraron un buen perfil antiinflamatorio mientras que la glucosamina y el condroitin sulfato no mostraron efecto. Por último, en el hueso subcondral no hubo ninguna diferencia entre los grupos en cuanto al grosor y volumen pero la diacereina, el risedronato y el ácido hialurónico modificaron considerablemente la orientación de las trabéculas mostrando por tanto un efecto sobre el tejido óseo en la artrosis temprana.