Eficacia terapéutica del baño-puva en psoriasisprimer estudio en la Comunidad Autónoma de Galicia

  1. María Teresa Rodríguez-Granados
Dirixida por:
  1. Piedad Virginia Fernández Redondo Director

Universidade de defensa: Universidade de Santiago de Compostela

Ano de defensa: 2007

Tribunal:
  1. Jaime Toribio Pérez Presidente
  2. Manuel Pereiro Ferreirós Secretario
  3. Mario Lecha Carralero Vogal
  4. Narciso Pérez Oliva Vogal
  5. Alberto Miranda Romero Vogal
Departamento:
  1. Departamento de Cirurxía e Especialidades Médico-Cirúrxicas

Tipo: Tese

Resumo

Hemos realizado un estudio descriptivo y, de supervivencia en pacientes afectos de psoriasis en placas moderada y severa así como formas clínicas guttata, tratados con la modalidad tópica baño PUVA. En total han sido 230 tratamientos. En el transcurso de seis años (1994-2000), los pacientes reciben tratamiento con modificaciones del protocolo en función de dos factores esenciales en esta modalidad como: la determinación o no del test de fototoxicidad cutánea, dosis fototóxica mínima (DFM) y, dos concentraciones distintas del 8-metoxipsoraleno (8-MOP): 3,75mg/L y, 0,5mg/L. Las discrepancias existentes en nuestro procedimiento terapéutico (DFM y concentración), están en consonancia con las que se observan en ese momento y, que aparecen publicadas, tanto por expertos en fototerapia, como por grupos especializados. Las variaciones de estos dos parámetros han sido foco de interés en estos años puesto que son cruciales en la elaboración de un protocolo adecuado que resulte en un incremento de la eficacia terapéutica. En lo que concierne a la respuesta terapéutica evidenciamos como único factor de riesgo, entre todas las variables personales analizadas, la circunstancia de haber recibido previamente terapia PUVA oral. En nuestros resultados observamos además como los pacientes con una menor dosis inicial en función de la DFM que, por otro lado, son los que tienen una fotosensibilidad incrementada, consiguen una mayor eficacia terapéutica con significación estadística (p =0,04) y, no supone en absoluto que este grupo de pacientes tengan más reacciones adversas de tipo eritema fototóxico. Hemos observado un hallazgo destacable y es que, los pacientes tratados con la mayor concentración de 8-MOP (3,75mg/L) junto con la realización del test de fototoxicidad cutánea son los que obtienen una mejor respuesta terapéutica. En cambio no sucede de manera similar en el grupo de pacientes a los que se les determina la DFM y reciben el baño a la c