Integración morfológica y canalización cráneo-vértebro-maxilar en el síndrome de Down

  1. Marta Teresa García García
Dirixida por:
  1. María Teresa Abeleira Pazos Director
  2. Pedro Diz Dios Director
  3. Jacobo Limeres Posse Titora

Universidade de defensa: Universidade de Santiago de Compostela

Ano de defensa: 2022

Tribunal:
  1. Juan Antonio Suárez Quintanilla Presidente/a
  2. Cintia Micaela Chamorro Petronacci Secretario/a
  3. Nuria Esther Gallardo López Vogal
Departamento:
  1. Departamento de Cirurxía e Especialidades Médico-Cirúrxicas

Tipo: Tese

Resumo

Objetivo La integración morfológica se refiere a la tendencia de las estructuras a mostrar variaciones correlacionadas porque se desarrollan en respuesta a procesos de desarrollo compartidos o funcionan en concierto con otras estructuras. El objetivo de este estudio fue determinar las relaciones que existen entre las dimensiones de diferentes estructuras cráneo-cervico-faciales en pacientes con síndrome de Down (SD). Metodología El grupo de estudio lo conformaron 41 individuos con SD a los que se había realizado un CBCT _en el marco de un estudio previo_, en la Unidad de Radiología Odontológica de la Universidad de Santiago de Compostela. En el archivo histórico de esta misma Unidad se seleccionaron 41 CBCT pertenecientes a individuos sin patología sistémica conocida ni malformaciones severas del macizo maxilofacial, que conformaron un grupo control (GC) apareado por edad y sexo con el grupo de estudio. En cada CBCT se realizaron un total de 29 mediciones que se agruparon en tres bloques: dimensiones atlanto-axiales, dimensiones craneovertebrales y dimensiones cefalométricas. Para determinar si existían diferencias significativas entre las dimensiones obtenidas en el SD y el GC se aplicaron los tests MANOVA y LDA. El análisis de la asociación entre bloques (por pares) se realizó con el test CCA. Resultados Las dimensiones evaluadas en los tres bloques de variables resultaron estadísticamente significativas al comparar SD y GC (p< 0.001). La mayor capacidad de discriminación para identificar pacientes con SD y GC se obtuvo con las dimensiones cefalométricas (87.5%), seguidas de las dimensiones craneovertebrales (83.3%). Con respecto a la asociación entre los bloques de mediciones dos a dos no encontramos ninguna relación significativa en los SD. Sin embargo, en el GC se confirmó que existía una correlación estadísticamente significativa entre todos los pares de bloques de variables, especialmente entre dimensiones atlanto-axiales vs las cefalométricas (p< 0.001) y entre las dimensiones craneovertebrales vs las cefalométricas (p< 0.001). Conclusiones La ausencia de relación significativa entre los tres bloques de dimensiones en las personas con síndrome de Down confirma que en este colectivo la integración morfológica cráneo-cérvico-maxilar es muy pobre. Este hallazgo refuerza la propuesta de que la sobrecarga génica potencia el proceso de canalización, en detrimento de la hipótesis clásica de la inestabilidad del desarrollo amplificada.